miércoles, 29 de junio de 2011

Hace 40 años que los rusos no pierden una tripulación

Hoy se cumplen 40 años de la muerte de Georgi Dobrovolskii, Comandante, Vladislav Volkov, Ingeniero de vuelo, y Viktor Patsayev, Investigador. Los tres cosmonautas viajaban a bordo de la Soyuz 11, en la primera misión que iba a vivir en una Estación Espacial, la Salyut-1. Así tras un despegue sin problemas el día 6 de junio de 1971, los tres cosmonautas llegaron a la estación y acoplaron con ella, empezando su estancia. Desde el espacio establecían conexiones televisivas con la tierra y llegaron a ser muy populares entre la ciudadanía soviética, a la cual también informaba Pravda.
Llegados a los 23 días de estancia en el espacio, no sin haber pasado por algún sobresalto, y habiendo superado el anterior record de duración en posesión de Soyuz 9, se prepararon para el regreso a Tierra.

En este punto hay que recordar que los cosmonautas soviéticos de las primeras Soyuz viajaban al espacio sin traje presurizado, con unos simples trajes de algodón y gorro de comunicaciones, ya que confiaban plenamente en los sistemas de su nave.
Una vez realizada la maniobra de retrofrenado, la nave se sumergió en las primeras capas de la atmósfera. A los 723 segundos del frenado los 12 explosivos encargados de la separación de los módulos de descenso y órbital actuaron, pero en lugar de secuencialmente, todos a la vez. Esto hizo que el sello de una válvula de ecualización de presión saltara... pero a 168 kilómetros de altura en lugar de en los últimos metros del descenso para igualar la presión interior de la nave con el exterior. Aunque los cosmonautas notaron la pérdida de presión e incluso oyeron el ruido del aire al escapar, no lograron cerrar la válvula, y a los 935 segundos del frenado, 212 segundos tras el inicio de la separación, la presión de cabina había llegado a cero. Los cosmonautas sufrieron primero perdida de consciencia y luego la muerte.

La nave aterrizó de forma automática a 202 kms. al Este de la ciudad de Dzhezkazgan en Kazakhstan, y las fuerzas de rescate al abrir la escotilla del módulo de descenso hallaron los tres cuerpos sin vida, alguno de ellos fuera de su asiento, señal inequívoca de agitados movimientos para hallar la fuga. Pese a los desesperados intentos de reanimación mediante masaje cardiaco y boca-a-boca que efectuaron los rescatadores, la Unión Soviética había perdido a tres de sus cosmonautas, que fueron honrados con la medalla de Héroe de la Unión Soviética y un entierro en los muros del Kremlin.
Dobrovolski en el asiento central.  Patsayev a su izquierda y V. Volkov a su derecha.  Imagen tomada de la web Loty Kosmiczne

La semana pasada hemos visto a Alexei Leonov por Tenerife. Esto viene a cuento de lo curioso que es el destino. Los cosmonautas que fallecieron debían volar en el Soyuz-12. La tripulación asignada a Soyuz-11 era Alexei Leonov, Valeri Kubasov y Pyotr Kolodin. Pero cuatro días antes se le detecto a Kubasov en una prueba de Rayos X una mancha en un pulmón y se pensó que podía tratarse de tuberculosis. Así que las autoridades soviéticas intercambiaron las tripulaciones, lo que hizo posible que Leonov visitara Tenerife hace poco. Pyotr Kolodin perdió así su penúltima oportunidad de volar al espacio. Nunca lo haría. ¿Pensais que tuvo buena o mala suerte?

Fuente: "The Soyuz 11 disaster" de Sven Grahn

Para saber más: En el blog Eureka "Recordando la Soyuz 11"

7 comentarios:

Gabriel Garcia Sagario dijo...

¡Qué emotivo recuerdo!. Gracias Carlos por recordarnos a los Héroes de la Soyuz 11.

Un gran saludo,

Gabriel.-

TALsite dijo...

Es bueno recordar las cosas. Es curioso ver como los humanos volvemos a tropezar en la misma piedra.
Los soviéticos a partir de este vuelo impusieron los trajes presurizados en todos sus vuelos. Los americanos en la mitad de los 80 cogieron confianza con el shuttle y tras los cuatro primeros vuelos de prueba, empezaron a volar con unos trajes ligeros de presión parcial... hasta el vuelo 51-L

Saludos Gabriel. Gracias por tu visita.
Carlos

Daniel Marín dijo...

Curiosamente, si el intercambio de tripulaciones no hubiese tenido lugar, es muy probable que Leonov, Kubasov y Polodin se hubiesen salvado.

Según cuenta Leonov en sus memorias, él se oponía violentamente al procedimiento seguido con las válvulas de ecualización. Las dos válvulas tenían dos mecanismos de cierre, uno automático (pirotécnico) y otro manual (un tornillo). De acuerdo con este procedimiento, una de las dos válvulas debía permanecer cerrada manualmente durante el descenso, y la otra abierta. Así, si la cápsula amerizaba en una zona con oleaje, sólo habría que cerrar una válvula para evitar que el agua entrase en el interior de la cápsula.

Leonov opinaba que este procedimiento era muy arriesgado y había decidido por su cuenta y riesgo cerrar las dos válvulas en la misión de la Soyuz 11.

Por supuesto, la tripulación de Leonov se habría salvado, pero es probable que la tragedia terminase por afectar a otra misión.

Por cierto, sí, la mala suerte quiso que la válvula que se abrió en el vacío fuese la que tenía el cierre manual en abierto.

¡Saludos!

TALsite dijo...

Gracias por pasar y enriquecer el post con tu comentario, Daniel.
Tu aportación pues, nos responde a la pregunta de si Kolodin tuvo buena o mala suerte: fue mala.
En algún sitio leí que quizás la falta de más entrenamiento les condenó, ya que visto el problema, era relativamente fácil y rápido cerrar manualmente la válvula.
De todas maneras esta decisión contada por Leonov en sus memorias me suena más a "si yo hubiera volado" porque sino debió surgir en los entrenamientos, y se me hace raro que sus suplentes (los que finalmente volaron) no se hubieran enterado de una polémica/discrepancia sobre unos procedimientos que les habrían salvado la vida.
Saludos

Daniel Marín dijo...

Leonov "iba a su bola" en muchas cosas, así que no me extraña que la historia sea cierta, aunque en todo caso es su palabra contra la historia :)

El caso es que, para colmo, las válvulas de la Soyuz 11 estaban invertidas. Es decir, la que se suponía que debía estar abierta estaba cerrada y al revés. La tripulación lo sabía, pero parece que se olvidó en medio del pánico. Además, para cerrar la válvula se necesitaban 35 segundos, demasiado tiempo.

Si me perdonas el autobombo, hablé un poco sobre la Soyuz 11 aquí:

http://danielmarin.blogspot.com/2009/06/recordando-la-soyuz-11.html

Un abrazo

TALsite dijo...

Claro que te perdono el autobombo. Entiendo que quieras aparecer en un blog tan "famoso" como este XDD
No solo te perdono, sino que te voy a enlazar en la entrada.
Saludos Dani, y gracias.

Daniel Marín dijo...

Gracias a ti por la referencia, tovarisch ;)

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...