martes, 23 de diciembre de 2014

L+22 a L+28: Cuarta semana y estamos al día

L+22: Contacto por radio con escolares

Ayer tuve mi primer contacto por radio HAM con escolares. ¡Un gran saludo a los estudiantes de las escuelas "Elena di Savoia" en Bari y "Alessandro Volta" en Bitonto! Fue divertido hablar con vosotros y ¡gracias por las estupendas preguntas!

Estos contactos por radio entre astronautas y escolares tienen una larga tradición en la ISS, gracias a un pequeño ejército de voluntarios de muchos países que trabajan con las escuelas locales no sólo en el día de contacto, sino también en las semanas y meses previos al evento: ellos enseñan a los estudiantes acerca de la tecnología de radio y sobre el espacio, para prepararlos y con suerte entusiasmarlos con el evento.

Por mi parte, sólo tenía que estar lista en el canal correcto en el momento adecuado: es muy importante, porque necesitamos línea de visión directa con la estación de radioaficionado en Tierra y el pase (de la ISS sobre ese punto N.d.T.) sólo dura unos diez minutos. Un par de minutos antes de la hora prevista de adquisición de señal, empecé a hacer llamadas para comprobar si alguien estaba ya sintonizándome. Finalmente cogí una llamada de la estación de tierra y claro, comenzamos nuestra conversación. Les oía alto y claro, lo que me sorprendió positivamente: de alguna manera esperaba que la calidad de la señal no fuera tan buena. Espero que tuvieran la misma calidad en el otro lado.
En estos contactos, no hay tiempo para pequeñas charlas y formalidades: en menos de diez minutos, teníamos que asegurarnos que los 20 estudiantes que estaban alineados para lanzar su pregunta tuvieran su oportunidad. Así que ahí estaba yo, lista para empezar. Y aquí vino la primera pregunta - ¿estás listo? Aquí está:
"Es sabido que la gente se vuelve más alta cuando están en el espacio. ¿Qué les ocurre a las biomoléculas? ¿Hay alguna alteración en la estructura terciaria de las proteínas?"

Casi me caigo de la silla ... bueno, si hubiera tenido una silla. (Me pregunto cual sería un buen equivalente para esta expresión en condiciones de ingravidez ... ¿alguna sugerencia?)

¿Dónde están las buenas viejas preguntas acerca de la comida espacial y el inodoro espacial? Bromas aparte, quedé muy impresionada con todas las preguntas: mostraron un gran interés y conocimiento en ciencia y tecnología y me dieron una gran esperanza para nuestras futuras generaciones de científicos e ingenieros. ¡Seguid con el buen trabajo, chicas y chicos!

  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, y al francés en el sitio Cap sur l'espace

L+23: ¡Noche Marangoni!

Probablemente perdiste la nota, pero te lo voy a dejar saber ahora: esta noche es una ¡noche Marangoni! Por lo menos aquí en la Estación Espacial.

Nos gusta bromear diciendo que suena como una fiesta de baile de moda (y me pregunto .. ¿puedes bailar en el espacio?), pero en realidad es todo lo contrario: en las noches Marangoni se nos pide no ejercitarnos y ser especialmente cuidadoso al empujar pasamanos. Y debemos mantenernos alejados del rack Ryutai que está en el laboratorio Japonés, donde se ejecuta el experimento Marangoni: este protocolo experimental es muy sensible a las oscilaciones G - como llamamos a las pequeñas aceleraciones que impartimos a la estructura - por lo tanto, necesitamos ser cuidadosos. Así, cada vez que quieras una noche tranquila siendo un teleadicto (literal: una "patata acostada" N.d.T), podemos decir que ¡estás teniendo una noche Marangoni!

Como su nombre lo indica, esta investigación es acerca de la convección Marangoni. Qué, ¿convección? ¿No es cierto que no tienes convección en ingravidez? Bueno, sí, si te refieres a la convección natural inducida por diferencias de densidad: por ejemplo, en la Tierra el aire caliente sube porque es menos denso que el aire frío. Pero no en condiciones de ingravidez, ¡debido a que la flotabilidad es un efecto de la gravedad! Sin embargo, la convección Marangoni ocurre en la superficie de un líquido y de hecho es producida por la tensión superficial o, más precisamente, por las diferencias en la tensión superficial inducidas por la temperatura. Suena genial, pero si has observado aceite en el centro de una sartén caliente moviéndose a los lados, has observado cierta convección Marangoni.

El espacio es el lugar perfecto para los estudios Marangoni: en primer lugar, como ya hemos mencionado, no tenemos la convección producida por la densidad para confundir las observaciones. Pero también puedes hacer algunos trucos chulos que en la Tierra no serían posibles: el experimento que se está ejecutando actualmente hace uso de un puente líquido que nunca podría ser obtenido en esa forma en la Tierra - ¡colapsaría bajo su propio peso!
Hey, me dejé llevar con Marangoni que no te hablé para nada acerca de mi día. Primero pasé la mañana trabajando con Elena en (-el experimento- N.d.T.) Esferas, como se puede ver en la imagen. Escribiré más sobre Esferas en el futuro con seguridad, pero por ahora te diré que hicimos una prueba en preparación de las finales de la competición ZeroRobotics en enero. Nos divertimos un montón y estoy segura de que tendremos aún más diversión cuando tengamos el software de los estudiantes que compiten ¡cargado en los satélites Esferas!

Butch y yo también hicimos otra sesión de simulación de captura, similar a la que hicimos el sábado, en preparación de la captura de la nave Dragón. Incluso practicamos una transición a nuestra estación robotizada de trabajo de reserva en el laboratorio USA, para estar preparados para un mal funcionamiento en el día de la captura.

  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, y al francés en el sitio Cap sur l'espace

L+24 L+25: Exámenes oculares

La gran noticia del día aquí en la Estación Espacial es que no vamos a agarrar la Dragón el domingo: como puede que hayas oído, la misión de reabastecimiento SpaceX-5 se ha retrasado por algunas semanas, y ahora, por supuesto, los equipos de Tierra están trabajando duro para volver a planificar los próximos días para hacer un buen uso de nuestro tiempo aquí ya que las actividades relacionadas con SpaceX han desaparecido de nuestro plan de trabajo por ahora.

En particular, mañana se suponía que iba a ser sobre todo un día de descanso, en vista de un domingo muy ocupado trabajando en la llegada de la Dragón, pero ahora estamos de vuelta a un viernes de trabajo regular y un fin de semana fuera de servicio. Durante nuestra conferencia nocturna de planificación diaria con los centros de control, la típica llamada de apertura de Houston "El plan está a bordo" fue sustituida por "El plan NO está a bordo", lo que significa que los equipos de planificación aún estaban trabajando en los detalles de nuestro programa para mañana - se finalizará en las próximas horas y subido durante nuestro período de sueño, por lo que estará listo para mañana por la mañana.

Ayer me puse a trabajar con esclusa de aire japonesa de nuevo: Butch y yo le quitamos el desplegador de satélite que estaba instalado en la mesa de deslizamiento y, con la asistencia en tiempo real desde el centro de control de JAXA en Tsukuba, hicimos trabajo de inspección para solucionar una anomalía con algunos indicadores de límite (los sensores que te indican la posición actual de la mesa de deslizamiento).

Estas han sido también un par de intensas jornadas de salud ocular para mí: ha habido una gran cantidad de atención en los últimos años hacia los ojos, desde que nos dimos cuenta de una cierta degradación visual en muchos miembros de las tripulaciones de misiones de larga duración. El jurado aún está deliberando sobre la causa exacta y es por lo tanto importante reunir una gran cantidad de datos. Empecé ayer con un relativamente simple examen de agudeza visual, no muy diferente de lo que tú probablemente conozcas de tus visitas al oculista. Entonces Terry midió la presión del fluido dentro de mi globo ocular golpeando suavemente la superficie del ojo con un instrumento llamado tonómetro (¿mencioné ya que realmente tenemos que confiar en nuestros compañeros de tripulación aquí arriba?).

Y hoy tomamos imágenes del ojo utilizando dos instrumentos diferentes: un fundoscopio (que es el que está en la imagen) y una máquina de tomografía (específicamente, si eres experto acerca de estas cosas, que yo no lo soy, un Tomógrafo de Coherencia Óptica) . Todas estas pruebas requieren la ayuda de otro miembro de la tripulación, que interactúa con un guia remoto en Tierra que tiene imágenes en tiempo real de los equipos y una vista de cámara nuestra trabajando aquí arriba.

Eso no es todo, sin embargo: ¡mañana también haremos una prueba con ultrasonidos del ojo!
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, y al francés en el sitio Cap sur l'espace

  • Sí yo también me he dado cuenta que falta la entrada L+26, pero Samantha no nos la ha enviado u olvidó añadir el número en alguna de las entradas  :-) [N.d.T]

L+27 L+28: En el espacio SÍ pueden oir tus gritos

Soy el buho de la Estación esta noche, todos los demás están ya dormidos en nuestro pequeño círculo de cuatro camarotes en el nodo 2.

Me gusta escuchar los sonidos de la estación por la noche. La gente a veces me dice que les gustaría escuchar el silencio absoluto que asumen que escucho en el espacio, pero el famoso "En el espacio nadie puede oír tus gritos" sólo se aplica al vacío del espacio: afortunadamente dentro de la Estación Espacial tenemos una atmósfera respirable a más o menos a la misma presión que tienes en la Tierra al nivel del mar. Un montón de moléculas bien apretaditas felizmente transmitiendo sonido por toda la cabina.

Siempre hay un ruido de fondo considerable, debido a los muchos ventiladores y bombas funcionando todo el tiempo: un zumbido constante que indica que la estación está "viva" y saludable. De hecho, si tuviéramos una emergencia, como un fuego o una despresurización, incluso si la alarma sonora no se apagara nos daríamos cuenta inmediatamente porque la estación quedaría en silencio: los ordenadores implementan una auto-respuesta de emergencia que apaga la ventilación.

Algunos ruidos me han tomado por sorpresa de vez en cuando. Como la primera vez que me di cuenta de un ruido diferente en nuestra cabina de aseo, acompañado de una vibración distinta que podía sentir a través de los sujetapies en el "suelo". Resulta que es un hecho normal cuando los controladores de tierra están ejecutando la unidad de tratamiento de orina (UPA -se hablo en post anteriores- N.d.T.) en un modo determinado.

O un día, mientras flotaba en el Columbus, oí a uno de nuestros bastidores de ciencia emitiendo un ruidoso silbido durante varios segundos, y luego ir silenciandose. Hablé con Col-CC (Centro de Control del módulo Columbus -N.d.T.) en Munich y resultó que estaban enviando desde Tierra algunas ordenes de comando a nuestro Levitador Electromagnético. Entonces, ¡nada inesperado!

Es muy común que Tierra envie comandos de forma remota. La mayor parte de lo que hacemos aquí como tripulación son tareas que nos requieren estar con las manos sobre el hardware: todos los comandos de los sistemas de la estación y experimentos científicos que se pueden hacer desde Tierra de forma remota son generalmente implementados por los controladores de tierra en su consola en los diferentes centros de control. Y probablemente es mejor tener los especialistas para cada sistema enviando comandos a la estación.

Es también una manera de ahorrar valioso tiempo a la tripulación: por ejemplo, muchos procedimientos de mantenimiento tienen protocolos de seguridad al principio para asegurarse de que el equipo no está encendido y está en una configuración segura. Misión Control está siempre por delante de nosotros y tendrán la seguridad por adelantado antes de que tengamos la oportunidad de preguntar.

Así que, como puedes imaginar, mantener en marcha la Estación Espacial requiere mucha comunicación y la coordinación entre la tripulación y los equipos en Tierra. Y siempre podemos contar con decenas de especialistas pendientes de un flujo constante de telemetría para asegurarse de que todos los sistemas están saludables aquí arriba. O incluso para ayudarnos con pequeñas cosas como desactivar detectores de humo: tenemos que hacerlo en la mayoría de los módulos antes de la limpieza de los filtros el fin de semana, para evitar el riesgo de disparar una falsa alarma de humo por polvo, y siempre conseguimos una mano amiga de parte de control de misión para hacerlo.

Hey, he estado en el espacio durante casi un mes, ¡lo que significa que hoy era mi día de nuevos pantalones!
Sí, tenemos seis para la misión, así que hoy era el momento para ver lo que estaba de oferta en mi armario espacial. En realidad pensé que iba a tener seis pantalones idénticos, pero ... ¡sorpresa! Este será el mes del pantalón verde. Me encantan estos pantalones, por cierto, son muy cómodos y prácticos, con un montón de bolsillos y tiras de velcro para asegurar las cosas. Los bolsillos también están rigurosamente cerrados con velcro, para evitar que las cosas salgan flotando. Eso es porque, por regla general y sin excepciones, las cosas siempre quieren salir flotando en el espacio.

  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, y al francés en el sitio Cap sur l'espace

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...