martes, 15 de diciembre de 2015

Y Gemini 6 salió a la órbita en busca de Gemini 7

Tras haber estado sentados ya una vez a bordo de su nave Gemini, Wally Schirra y Tom Stafford subían de nuevo a ella el 12 de diciembre de 1965 para iniciar la misión que les llevaría a encontrarse con Gemini 7, la cual estaba en órbita desde el día 4.
Una misión inicialmente planeada como acoplamiento con un Agena, que explotó 6 minutos después de su lanzamiento el 25 de octubre de 1965, la misión pasó a ser de "Cita espacial" o Rendez-Vous. La NASA lanzó primero Gemini 7 y a su busca partían Schirra y Stafford
Stafford (izda.) y el Comandante de misión Schirra. Imagen NASA
El emblema de misión refleja un Rendez-Vous dibujando un número 6. Imagen NASA

Sin embargo cuando control de misión da el "GO" para el lanzamiento, los motores del cohete Titán se ponen en marcha... para inmediatamente detenerse. El reloj interno de tiempo de misión se ha puesto en marcha. Todos los controladores entran en pánico y piensan que la explosión es inminente, por lo cual las reglas de misión indican que hay que abortar eyectando ambos cosmonautas. Gemini no tiene torre de escape sino unos asientos eyectables como cualquier caza de combate pero más potentes. La aceleración que imprimirían a los astronautas puede llegar a más de -20 G's-. Todos esperan que Schirra el comandante "tire de la anilla"... pero no lo hace.
Esquema del sistema de aborto de lanzamiento del Gemini. Sin duda preocupante cuando menos. Imagen NASA
Schirra no ha notado movimiento alguno en el cohete, se fía de sus sentidos, y tras unos momentos muy tensos, sus sensaciones se muestran acertadas. El cohete no ha registrado ningún movimiento vertical y el sistema de comprobación de errores del cohete ha hallado algo mal y ha detenido los motores. Haber abortado habría dañado la nave y se habría acabado con la misión de cita espacial.
Tras asegurar el cohete en la plataforma y sacar a los astronautas, los ingenieros revisan el cohete y lo preparan para su lanzamiento solo 3 días después. Gemini 7 seguirá en órbita y se podrá hacer el Rendez-vous. Schirra ha salvado la misión.


El fallido lanzamiento del día 12. Canal Youtube de Matthew Travis

Con un lanzamiento perfecto el día 15 a las 13:37 UTC Gemini 6 por fin despegaba hacia el espacio. Schirra pretendía una misión ambiciosa y en los preparativos de misión meses atras había presionado para incluir una EVA con un posible intercambio de pilotos entre las naves: Lovell a Gemini 6 y Stafford a Gemini 7. Sin duda habría sido todo un hito, pero Borman, que llevaría en el espacio varios días dijo que no, que él no iba a abrir las escotillas de su nave; que tonterías... las justas. Además Stafford era uno de los astronautas más altos del cuerpo y ello añadía dificultad extra. La EVA quedó así descartada.

Tras tres correcciones de órbita, y un gasto de solo un 38% de su combustible, Gemini 6 completó la cita espacial con el "objeto pasivo" Gemini 7 en la cuarta órbita de su misión. Las naves llegaron a estar separadas en algún momento por tan sólo 6 metros de distancia. La eficacia de los propulsores de actitud, con impulsos tan finos de hasta 0,03 metros por segundo, hacían las maniobras muy sencillas y precisas, y aventuraron que acoplarse con un vehículo no iba a representar ninguna dificultad.

Gemini 7 vista desde las ventanillas de la Gemini 6. Imágenes NASA

Tras unas horas juntos, Schirra alejó su nave y emprendió la reentrada. Todos los ojos de control de misión quedaban para Gemini 7 a quienes les quedaban 3 días más en el espacio.
La misión de Gemini 6 sólo había durado 1 día, 1 hora y 51 minutos completando 16 órbitas, fue recogido por el portaaviones USS Wasp, el mismo que recuperará la Gemini 7 al cabo de tres días.
¡Hasta la próxima misión!. Imagen NASA
Gemini 7 y Gemini 6 en la cubierta del USS Wasp. Imagen NASA
De izda. a dcha. Schirra, Stafford, Borman, Lovell (y Slayton, jefe de astronautas, parcialmente tapado) se saludan en el Kennedy Space Center el día 19 de diciembre tras finalizar sus misiones. Imagen NASA

Para finalizar os dejo un vídeo que repasa las misiones: "Gemini 7 y Gemini 6: -Orgullosa Conquista-" del canal Youtube de Jeff Quitney



-Para leer más: Gemini 6 en Astronautix

viernes, 4 de diciembre de 2015

Recordando Gemini 7: ¿Aguantaremos 14 días en el espacio?

No, no nos hemos saltado ninguna misión espacial tripulada en nuestra etiqueta conmemorativa "Hace 50 años". Tras la misión Gemini 5, se lanzó al espacio la Gemini 7 que hoy nos ocupa. ¿Y entonces la Gemini 6?

Gemini 6 iba a ser la primera misión tripulada en acoplar con otro vehículo, el Agena no tripulado. Sin embargo el 25 de octubre ese Agena explotó al ser lanzado, posponiéndose el vuelo de Gemini 6. Los ejecutivos de la NASA, siempre con la vista puesta en la fecha límite para el alunizaje dado por JFK, pensaron que quizás se podría utilizar el Gemini 7 como vehículo pasivo para una cita espacial con la Gemini 6. A fin de cuentas, mejor empezar a andar antes que echarse a correr: quedaban al menos 5 misiones Gemini más para efectuar acoplamientos.

Como casi todas las misiones espaciales, está quería ser un poco más ambiciosa que las anteriores y apuntaban a batir el record de permanencia en el espacio, para llevarlo hasta los 14 días. Todo esto está muy bien pero hay que pensar que dos astronautas iban a estar en sus asientos (bien es cierto que en microgravedad) sin abrir para nada las escotillas durante todo el vuelo. Y el espacio físico para los ocupantes de la Gemini siempre se ha comparado con el de los asientos delanteros de un coche utilitario medio. Iba a ser duro.
El interior del "Chevrolet" Gemini. Imagen NASA

Para la misión eligieron a un piloto de la USAF, Frank Borman, y a otro de la NAVY, James A. Lovell, ambos novatos, personas calmadas y que se llevaban bien en tierra. Claro que tener que hacer tus necesidades con el compañero al lado, puede cambiar como ves al otro. Sus suplentes eran respectivamente, Ed White (primer paseante espacial americano) y Michael Collins.
A la derecha de la nave los astronautas titulares. De pié los comandantes. Imagen NASA

___
Los emblemas de misión, el de la izquierda de la tripulación principal (Crédito Wikipedia) representando una antorcha olímpica por la "maratón" de días que iban a realizar, y el de la tripulación de reserva a la derecha (Crédito Spacefacts) con la antorcha apagada y el logo: Frank, Jim ¿necesitáis fuego?
LOL :-)

Como experimentos tenían asignado volar en formación con la última etapa de su cohete lanzador, maniobrar a una órbita circular estable de 300 kms. donde esperar a la cita con Gemini 6, y diversos experimentos intravehiculares: observación de la tierra, toma de muestras de orina y heces, control del gasto de agua potable y evaluación de las raciones de comida.
Paquetes de comida para 28 días/persona, o 14 días para dos astronautas. Imagen NASA

También les fueron colocados en su cabeza unos electrodos para que los médicos grabaran la actividad eléctrica de su córtex cerebral para monitorizar sus estados de alerta, niveles de consciencia y profundidad del sueño, sueño que hacían a la vez para permitirles un mejor descanso pues la vigilia de uno hubiera perjudicado el reposo del otro.
Borman es vestido para el lanzamiento. Imagen NASA

En la foto de arriba además del electrodo en la cabeza de Borman, puede verse el traje espacial más ligero que la NASA puso a su disposición para hacerles más llevadera la estancia en órbita. No tenía un casco rígido sino uno de aviador (en la estantería detrás de Borman) que se cubría mediante un gorro con cremallera. Durante el vuelo les fue permitido quitarse el traje por primera vez (Lovell fue el primero de la historia en hacerlo), pero solo a uno de ellos, turnándose después. Aunque confiaban en el control ambiental de la Gemini, preferían no arriesgar. Siguiendo los consejos de Pete Conrad que voló en Gemini 5, Borman y Lovell se llevaron libros a la órbita para los ratos de asueto que les dejaba su trabajo.
Apretados. En ese espacio pasaron 14 días juntos. Imagen NASA

El lanzamiento se produjo el 4 de diciembre de 1.965 a las 19:30 UTC, sin anomalías reseñables. La cita espacial, o Rendez-vous, con Gemini 6 (de la que hablaremos en su cronológica entrada posterior) estaba prevista para el día 12, así que los primeros días pasaron en el transcurso de los experimentos asignados que transcurrieron satisfactoriamente.  Tras la excitación del momento del Rendez-vous, y otra vez sólos en órbita, Borman y Lovell experimentaron los días más duros de toda la estancia, por el tedio de tener que sumar unos días más y porque empezaron a aparecer varias averías -no preocupantes para el desarrollo de la misión- que incrementaron la carga de trabajo de los astronautas.

Gemini 7 amerizó el 18 de diciembre, a tan solo 12 km. del punto previsto, y tras acordar Borman y Lovell que si uno no se desmayaba, el otro tampoco, bajaron por su propio pie del helicoptero de rescate, diciendo a los atónitos presentes que tras 14 días juntos "se habían prometido en el espacio"... mostrando buen humor y forjando una amistad entre ellos, que todavía perdura.
De pié en el portaaviones tras bajar del helicoptero que les recogió. Imagen NASA


Esta entrada está dedicada a mi amigo José Antonio, que no miraba mucho a las estrellas, salvo que fueran de cine...  :'(

viernes, 16 de octubre de 2015

Estreno en España de la película #TheMartian

Hoy día 16 se estrena en España la peĺicula "The Martian", -El marciano-. Los que deciden sobre esto del cine en nuestro país han decidido que la van a llamar "Marte: Operación Rescate", o como muy bien podrían haber elegido, "Cuidado que el asesino es el mayordomo".

Ironías aparte, "El Marciano" está basada en una novela homónima escrita por Andy Weir que cuenta la odísea del astronauta Mark Watney un astronauta que forma parte de la tripulación de la nave ARES III (podéis descargar el pdf de la "misión" AQUI), que es enviada a Marte en el verano del año 2035.
Imagen tomada del Tumblr de The Martian.

La tripulación la forman la comandante Melissa Lewis, el piloto Rick Martinez y cuatro científicos mas: Alex Vogel, Mark Watney, Christopher Beck y Beth Johanssen. Todos ellos son especialistas en al menos dos materias, así Mark Whatney es Botánico e Ingeniero lo que le será de gran utilidad en el devenir del filme.
Arriba de izda. a dcha.: Lewis, Vogel, Watney. Debajo Beck, Johanssen, Martinez. Imagen web "The Martian"

A los pocos días de amartizar, una fuerte tormenta de arena les sorprende y se da la orden de abandonar el planeta. En el trayecto del habitat a su nave, Watney es alcanzado por una antena arrastrada por el viento que le impacta en un costado, dándole por muerto el resto de sus compañeros, los cuales inician el regreso a la Tierra. Pero Watney no está muerto todavía... Simplemente es el único habitante de Marte, de ahí viene el título del libro, y no tiene medios para escapar de su superficie. ¿Sobrevivirá?

La película está dirigida por Ridley Scott, un director solvente entre cuyas películas está por ejemplo "Alien" y tenemos como protagonista principal a Matt Damon como Mark Watney y a Jessica Chastain, Kate Mara, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels, Michael Peña, entre otros, como principales protagonistas.

Como se trataba de una historia de astronautas, y venía tan bien referenciada por, entre otros Daniel Marín del blog Eureka, aproveché para leerme el libro mientras esperaba a que llegara el estreno. La verdad es que la historia está muy bien contada y posee rigor científico, lo cual es de agradecer. Esto hace que la lectura te enganche (-las píldoras de humor que contiene también contribuyen-), y ahora solo hay que esperar que el guión haya sido una buena adaptación del libro.

La pelicula ya ha sido estrenada en EE.UU. donde ha sido líder de recaudación y en la web IMDB recibe un 8,3 sobre 10 de nota, y en la web Rotten Tomatoes un 93% de "tomates frescos". Sin duda augura buenas expectativas. Me muero por verla. Ya la comentaremos.

Y por cierto en la web también hay un juego interactivo, no tan chulo como el que vimos en este blog para el estreno de Interestellar, y que consiste en poner una foto tuya en vez de la de Matt Damon para el póster de la película. Objetivo: Traerlo a casa.

miércoles, 7 de octubre de 2015

#FuturaInTour , o Samantha, ¡ven a España!

Han pasado cuatro meses de su vuelta de la Estación Espacial Internacional y tras las reuniones post-vuelo y la rehabilitación, Samantha Cristoforetti junto a sus compañeros de Soyuz, Anton Shkaplerov y Terry Virts, se ha embarcado en un Tour de Norte a Sur por la península itálica, para hablar a sus compatriotas acerca de su viaje espacial, la misión #Futura.

Así del 4 al 11 de octubre los italianos podrán disfrutar con Samantha, que visitará las siguientes ciudades: Trento, Milán, Bolonia, Roma y por fin Nápoles. En las distintas ciudades visitarán diferentes museos de ciencia y planetarios. Hoy se encuentran en Milán donde visitarán el Planetario "Ulrico Hoepli", un evento que puedes seguir hoy a las 18:00 horas en streaming, a través del canal de televisión de la Agencia Espacial Italiana.

Solo añadir que me muero de la envidia. De la envidia que me produce ver astronautas italianos volando al espacio, una agencia espacial nacional, museos de ciencia en muchas ciudades... y añadir una cosa: Samantha ven a España a hablarnos del espacio. A Zaragoza, mi ciudad, han venido ya algunos astronautas...te esperamos.

Y como regalo, y para entretener la espera os dejo con un trabajo como DJ que hizo Samantha. Y es que ¡esta mujer vale para todo!

Imagen: Captura de su cuenta de twitter.

martes, 29 de septiembre de 2015

Vota "Cervantes" como nombre para la estrella µ Arae

Y quien sabe si en un futuro muy lejano... elijan un astronauta español para ser el primero en visitarla.

Voy a hacerme eco aquí de una iniciativa española muy interesante que ha surgido después que la Unión Astronómica Internacional lanzara el proyecto NameExoWorlds para que mediante votación los internautas diéramos nombre propio a 20 sistemas planetarios.

Tomo prestada la palabra a Naukas: "La comunidad astrofísica española, coordinada por la Sociedad Española de Astronomía (SEA) y apoyada por el prestigioso Instituto Cervantes está promoviendo la iniciativa del Planetario de Pamplona, que sugirió a la IAU que la estrella mu Arae y su cohorte de planetas recibieran los nombres de Cervantes (para la estrella) y los nombres de los personales principales de “El Quijote”. Así, la iniciativa de #YoEstrellaCervantes propone que los planetas alrededor de la estrella Cervantes (mu Arae) pasen a llamarse Quijote (mu Arae b), Dulcinea (mu Arae c), Rocinante (mu Arae d) y Sancho (mu Arae e)".

La votación se puede hacer a través de esta web www.estrellacervantes.es o en esta http://nameexoworlds.iau.org/exoworldsvote hasta el día 31 de octubre de 2015.

Yo ya he votado, como puedes ver en la imagen inferior.
Captura de http://nameexoworlds.iau.org/exoworldsvote
Pero lo mejor es que como no hay que registrarse, puedes votar desde cualquiera de tus dispositivos con conexión a internet. Ayuda a la causa.

Y hoy 29, que sería el cumpleaños de Cervantes, publica además un tweet con el hashtag #YoEstrellaCervantes.


Más información

viernes, 11 de septiembre de 2015

L+200 - Parte 5: Comprobaciones hechas, el Soyuz se separa de la ISS

[continúa]

Como ya habrás adivinado, había una última comprobación de fugas a ser realizada antes de desacoplamiento: la comprobación de fugas de la escotilla entre el módulo de descenso y el módulo orbital. Finalmente, nos separaríamos del módulo orbital y ¡la escotilla del módulo de descenso sería la única protegiéndonos del vacío!

Ahora, por supuesto, la presión a través de la escotilla era más o menos igual: después de todo, acabábamos de cerrarla uno pocos minutos antes. Para realizar una comprobación de fugas, teníamos que crear un diferencial de presión y para hacer eso íbamos a expulsar un poco de aire del módulo orbital al espacio a través de la válvula de alivio. Anton seleccionó el comando de cierre en su pantalla, por lo que sería capaz de volver a cerrar la válvula con una simple pulsación en el botón. Una vez hecho esto, abrí la válvula de alivio. En nuestra pantalla de soporte de vida vimos la presión en el módulo orbital caer, hasta que Anton envió el comando para cerrar la válvula. Habíamos creado un diferencial de presión de aproximadamente 150 mm Hg y ahora queríamos comprobar cualquier compensación de presión a través de la escotilla: la máxima caída de presión aceptable en el módulo de descenso fue de 25 mm Hg en 25 minutos. Al final del tiempo de monitorización estábamos bien dentro de ese requisito: ¡prueba de fugas pasada!

Finalmente, llegó el momento de esperar. Con paciencia. Durante casi una hora: un tiempo de relleno insertado en nuestra línea de tiempo en caso de problemas. Imaginemos, por ejemplo, un problema con el chequeo de fugas del traje: habríamos soltado y vuelto a conectar los guantes, abierto y vuelto a cerrar el casco, asegurándonos realmente que no haya residuos atrapados en la superficie de sellado, y luego habríamos realizado la comprobación de fugas de nuevo. O digamos que la escotilla del módulo de descenso hubiera fallado la comprobación de fugas: habríamos igualado la presión, abierto la escotilla, verificado que las superficies de sellado estaban intactas y limpias, y luego vueltas a cerrar para otra comprobación de fugas. Todo cosas que requieren tiempo. Pero ya que todo había ido bien en nuestras operaciones previas a la partida, allí estábamos, totalmente atados en nuestros asientos, esperando.

Es agradable no ser agobiado, pero por supuesto la posición de sentado en la Soyuz no es la más cómoda, incluso para una persona pequeña como yo - Puedo imaginar lo doloroso que puede ser para los tripulantes más grandes sentarse durante mucho tiempo ¡con las rodillas flexionadas hacia el pecho!

Hablamos, bromeamos, echamos algunos vistazos por las ventanas, revisamos los procedimientos para la próxima reentrada, pensamos en nuestros amigos en la Estación Espacial, todavía tan cerca, pero ya perteneciendo a otro mundo.

Luego, a las 13:17:30, hora de Moscú envié el comando para activar el sistema de acoplamiento del Soyuz. Un minuto más tarde, a las 13:18:30 envié el siguiente comando: Soltar los ganchos. Los motores eléctricos del sistema de acoplamiento comenzaron a mover los ganchos que nos mantenían sujetos a la Estación Espacial a la posición abierta. En un par de minutos los ganchos estaban totalmente abiertos y los empujadores de muelle impartieron a nuestra Soyuz una velocidad de separación: en la vista del periscopio delante del asiento central de Anton pudimos observar el puerto de acoplamiento más y más lejos. Eso fue todo, nos íbamos. ¡Adiós Estación Espacial! ¡Adiós Scott, Misha, Gennady!

Foto: nuestra Soyuz separándose de la ISS
[continuará]
  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

martes, 8 de septiembre de 2015

L+200 - Parte 4: Atados en el Soyuz y comprobando la estanqueidad de los Sokol

Esta es la cuarta entrada en una serie final de cuadernos de bitácora mirando hacia atrás a la salida, el aterrizaje y la readaptación.

Atarse en la Soyuz no es tan rápido como ponerse el cinturón de seguridad: el espacio es estrecho, la posición incómoda, algunas de las correas son de difícil acceso. Además, como había aprendido durante nuestra comprobación de fugas del Sokol, estando sin peso no significa que sea más fácil, ya que tu cuerpo no se mantiene en el asiento. Así que me alegré cuando todo estaba hecho: las mangueras de oxígeno y ventilación conectadas, los cables de comunicación y biomédicos conectados, hombros, piernas y correas de rodilla abrochados. Yo no los apreté, ya que aún estaríamos varias horas todavía antes del encendido de deorbitación y nuestra re-entrada en la atmósfera. A pesar del esfuerzo físico de abrocharse, todavía no sentía demasiado calor en el Sokol, así que no encendí la ventilación del traje, disfrutando de unos minutos más de tranquilidad.

A través de la radio llegó la querida voz familiar de nuestro instructor de Soyuz, Dima, que estaría en (la comunicación - N.d.T.) espacio-tierra en Moscú hoy, al igual que había sido nuestra "voz del centro de control" durante cientos de horas en el simulador en Star City. Él me preguntó por el estado de nuestras operaciones de colocación de los trajes y le informé que estaba atada y Anton estaba ayudando a Terry en el módulo orbital. Luego seleccioné la página en mi pantalla de comando y control que muestra los parámetros técnicos de nuestro vehículo. Todo parecía bien, excepto que nuestro nivel de CO2 estaba incrementándose, cerca de 4 mm Hg. Estaba a punto de comunicarlo, pero el Control de Misión de Moscú estaba obviamente viendolo ya través de telemetría: Dima me dio instrucciones por radio para activar nuestro eliminador de CO2 ahora, un poco antes de lo que habría estado previsto en la lista de control

Unos informes más de presión de Terry y Anton, que transmití a Moscú, y la comprobación de fugas se consideró completa y pasada: el desacoplamiento de la ISS era seguro. Por cierto, debo añadir que también habíamos realizado una comprobación de los propulsores de actitud unos pocos días antes del desacoplamiento. En primer lugar, los controladores de vuelo habían puesto la ISS en modo a la deriva, lo que significa que la estación permitiría ser llevada levemente fuera de actitud por parte de los encendidos de los propulsores de la Soyuz, sin tratar de compensar (la ISS - N.d.T.) activamente esas perturbaciones. Entonces Anton y yo estábamos en nuestros asientos en el Soyuz, habíamos configurado los sistemas Soyuz de forma que los controles manuales controlarían los encendidos de los propulsores y Anton había desviado los controladores en seis grados de libertad en secuencia, dándonos una oportunidad de asegurar que reaccionarían adecuadamente a todas las ordenes de control, tanto en el circuito primario y en el control de respaldo.

Volviendo al día de partida, ahora era el turno de Terry de atarse en el asiento. A los pocos minutos Anton también se unió a nosotros en el módulo de descenso, cerrando la escotilla que nos separa del módulo orbital.
Foto: ¡En esta captura de pantalla de nuestro vídeo del lanzamiento puedes ver lo estrecho que se está en el Soyuz!

Una vez estábamos todos atamos, nos pusimos los guantes y cerramos los cascos para iniciar la comprobación de fuga de nuestros trajes. Primero giramos la válvula reguladora azul del pecho a la posición de cerrado y el simple soplo (flujo de ventilación) de los ventiladores infló nuestros trajes un poco. Entonces Anton hizo una corta cuenta atrás de 5 segundos, al final de la cual inició el cronómetro, mientras yo simultaneamente abría la válvula que iniciaba el flujo de oxígeno a nuestros trajes. Cada uno de nosotros monitoreamos el aumento de presión del traje en nuestro manómetro de la muñeca y comunicamos cuando llegamos a 0,1 atm y 3,5 atm, para que Anton pudiera escribir los "tiempos de llenado". Tierra también estaba siguiendolo, ya que habíamos activado el botón de transmisión antes de iniciar la comprobación de fugas.

Después de llegar a 3,5 atm cada uno de nosotros dejamos que el traje se desinflara, controlando el caudal con la válvula de regulación con el fin de dar tiempo a nuestros oídos para compensar la caída de presión. Entonces abrimos nuestro casco y yo cerré la línea de suministro desde los tanques de oxígeno. No nos quitaríamos ya los guantes hasta después de aterrizar.

Buenas noticias: Todos nuestros trajes se habían "llenado" dentro del tiempo requerido, pasando la comprobación de fugas. Otro obstáculo potencial en nuestro horario de salida estaba pasado
  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

viernes, 4 de septiembre de 2015

L+200 - Parte 3: Poniendo el traje Sokol y los ultimos momentos de ingravidez

Esta es la tercera entrada en una serie final de cuadernos de bitácora mirando hacia atrás a la salida, el aterrizaje y la readaptación.
[Continúa]

Después de despresurizar el vestíbulo, observamos durante unos minutos las indicaciones de presión del módulo de descenso y el módulo orbital de nuestra Soyuz: ambos estables, así que no había, obvio, escape rápido. (¡No es que estuvieramos esperandolo!).
Por supuesto necesitábamos comprobar también una fuga lenta, antes de acometer el abandono de la estación y confiando en la escotilla de la Soyuz para mantener nuestro aire dentro. La comprobación completa de fugas llevaría 30 minutos, con mediciones de la presión del vestíbulo registradas cada 5 minutos, pero como no había caída de presión rápida fue seguro para nosotros volver a abrir la escotilla del módulo de descenso y flotar de nuevo al módulo orbital a ponernos nuestros trajes Sokol.

Yo fui en primer lugar, como habíamos planeado. Anton y Terry permanecieron en el módulo de descenso, mientras yo usaba el baño de la Soyuz. Quería vaciar mi vejiga lo más tarde posible: usaba un pañal, pero no estaba segura que sería capaz de utilizarlo en las varias horas de ingravidez que aún quedaban hasta el encendido de deorbitación. De alguna manera, los pañales y la ingravidez no se llevan bien conmigo, como había experimentado durante el ascenso.

Me puse el cinturón biomédico en contacto directo con la piel y luego mi ropa interior Sokol, periódicamente cantando las lecturas de la presión del vestíbulo del manovacumetro a Anton y Terry, para que ellos pudieran notificarlos a Tierra. En el transcurso de 30 minutos, el aumento de presión máxima permitida para llamar estanca a la escotilla era de 1 mm Hg.

Anton se unió a mí en el módulo orbital para ayudarme a poner el Sokol. Para hacer las cosas más rápido, básicamente me aferré para mantenerme lo más quieta posible y dejar a Anton hacerse cargo de atar y abrochar todo. Una de las cosas interesantes acerca de ser un astronauta: puedes dejar a cualquiera vestirte como un adulto y nadie se ríe de ti.
Foto: en el Sokol unos días antes de desacoplar, para una revisión de fugas preliminar.

Como Antón señaló, ¡no teníamos demasiado tiempo!. Debido a una prueba de las antenas Kurs (las antenas usadas para acoplamientos -N.d.T.-), que se ejecutarían en segundo plano durante nuestro desatraque, Control de Tierra iba a enviar el comando de activación del sistema de guiado y navegación sobre una hora antes de lo que normalmente haría en un horario típico de día de salida. Ya estábamos hablando en hora de Moscú en ese punto, ya que es la hora en la ejecutamos las operaciones Soyuz: la noche anterior habíamos diligentemente escrito los tiempos significativos en nuestras listas de control, basado en el radiograma enviado por Misión de Control de Moscú. No sólo el vacío nos separaba ahora de la estación espacial, sino, en cierto modo,¡también tres horas!

Después que estuve totalmente vestida con mi Sokol, que me mantendría con vida en caso de despresurización durante la reentrada, bebí un último sorbo de agua de una bolsa que se quedaría en el módulo orbital, tomé un último bocado y luego floté a mi asiento en el módulo de descenso. No se me escapó que esas eran mis últimos segundos de flotación libre: una vez atada en en mi asiento, no me desataría hasta después de aterrizar.
  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

L+200 - Parte 2: Último adios a la ISS y preparados para el desacoplamiento de la Soyuz

Esta es la segunda entrada en una serie final de cuadernos de bitácora mirando hacia atrás a la salida, el aterrizaje y la readaptación.

11 de junio 2015
A pesar de la apretada programación previa a la salida, encontré el tiempo para una última visita a la Estación Espacial: sólo un rápido "flotado" alrededor, tratando de sumergirlo y en fijarlo todo en mi memoria. Ah, y un último vuelo a través del laboratorio, empujando los pasamanos de la manera correcta en un extremo para volar directamente a la otra escotilla. Parece tan natural, esos torpes primeros días cuando volar era un desafío estan muchos meses en el pasado.

Tiré mis ultimos artículos de higiene en el Nodo 3 y también unas pocas últimas piezas de ropa que quedaban de la noche en mi camarote, después de lo cual yo sólo "poseía" la ropa que llevaba. Desconecté mis ordenadores portátiles personales: si alguien me escribiera un correo electrónico al espacio a partir de ahora, no voy a leerlo, ya que nunca más tendré acceso a esta dirección de correo electrónico. Eché una última mirada en el Columbus, para asegurarme que lo estaba dejando en buena forma. Una tontería, de alguna manera yo no tengo una responsabilidad formal mayor por el Columbus que por cualquier otro lugar en la estación, pero supongo que siempre me he sentido un poco responsable de este trozo de Europa en el espacio. Por último, enseñé a Scott donde podía encontrar mi sobrante de comida extra. Me quedé sin aceite de oliva hace unos días: supongo que es realmente el momento de marchar.

A las 6 AM me uní a Antón en la Soyuz para realizar algunas verificaciones y tareas de activación. Todo fue sin problemas y rápido. Luego llegó el momento de guardar un poco de agua y un aperitivo de última hora en el módulo orbital de la Soyuz, verificar que todas las listas de control estaban presentes y esperar a la hora de cierre de la escotilla, alrededor de las 7 AM.

Habíamos hecho nuestras despedidas la pasada noche, tomando nuestro tiempo durante la cena, pero todavía hubo un momento intenso cuando intercambiamos un último abrazo con Scott, Gennady y Misha. Más aún, cuando Anton y Gennady cerraron las escotillas. Por un momento me hice muy consciente del hecho que la vida continuaría en la ISS, pero ya no sería parte de ella. Pero no había tiempo para quedarse en ese pensamiento, ahora teníamos que centrarnos en volver a salvo a Tierra. Lo bueno de los vuelos espaciales es que siempre hay un cierre de escotilla para señalar inequívocamente que algo ha terminado y es hora de centrarse en lo que vendrá después.

Primera prioridad: Conseguir que todas las operaciones previas a la partida se hacen correctamente y en tiempo, empezando con la comprobación de fugas de las escotillas del Soyuz y de la Estación. Como puedes adivinar, si has estado siguiendo este libro de registro, para hacer eso necesitábamos despresurizar el vestíbulo, el espacio entre dos escotillas. Por razones de seguridad (en caso que la escotilla externa del Soyuz tuviera fugas) nos fuimos todos a nuestro lugar en el módulo de descenso y cerramos la escotilla (interna entre los dos módulos habitables de la Soyuz -N.D.T.-), para aislarnos del módulo orbital. Luego activé el comando para abrir la válvula de ventilación del vestíbulo y vimos caer la presión del vestíbulo casi a cero. Aunque todavía estábamos firmemente amarrados a la Estación Espacial, ahora había vacío separándonos de nuestros amigos en el interior. [continuará]

  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí  en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

jueves, 3 de septiembre de 2015

L+200 - Parte 1: Recogiendo los últimos experimentos de la ISS, antes de aterrizar

Después de un verano de rehabilitación y charlas post-vuelo (y sí, 2 semanas de vacaciones), es tiempo para concluir la historia de mi misión en la ISS. ¡Esta es la primera entrada en una serie final de los cuadernos de bitácora mirando hacia atrás al despegue, aterrizaje y readaptación!

11 de junio 2015
Parece que esta vez lo dicen de verdad: después de un retraso de un mes, este es el momento en que realmente quieren que nos vayamos a casa.
Fue un despertar temprano para nuestro último día en la ISS: la Conferencia de Planificación diaria (DPC en inglés N.d.T.) por la mañana, nuestra actualización con los centros de control para iniciar el día, ¡estaba prevista para el 01 a.m.! Pero nos fuimos a dormir temprano en la tarde de ayer, de hecho hemos estado cambiando el sueño durante un par de días. El desacoplamiento no es hasta las 10:18 am, pero hay mucho que hacer antes de que podamos enviar el comando para abrir los ganchos que mantienen a nuestra Soyuz sujeta a la Estación Espacial. Y si nos estás imaginando tomar nuestro tiempo para nuestra despedida mental, tranquilamente saboreando nuestras últimas horas en el espacio ... bueno, por supuesto que no, ¡lo sabes bien!

De hecho, la mañana fue atareada como siempre. Scott y yo estábamos en el Columbus, incluso antes de DPC, ayudándonos cada uno con nuestras tomas de sangre. Era la llamada "muestra de sangre ambiente", lo que significa que los tubos no entran en los congeladores MELFI, sino que en su lugar regresan a la Tierra en la Soyuz. Serán recuperadas del módulo de descenso justo después que nos extraigan. La extracción de sangre en sí misma no era diferente a cualquier otra que hemos hecho, pero las instrucciones de embalaje se veían intimidantes, especialmente en relación con algunos tubos particulares que Scott utiliza para su Estudio Gemelo (Estudio comparativo que se lleva a cabo con su hermano gemelo, el ex-astronauta Mark Kelly - N.d.T.). Siempre le estaré agradecida por ofrecerse a cuidar de todo el embalaje por su cuenta, así podría ahorrar un poco de tiempo para una última vuelta a la estación espacial. ¡Gracias Scott!

Sin embargo, tuve mi parte de embalaje también. ¿Recuerdas el experimento de Diferenciación de las células madre de la entrega L+141/144?
Bueno, esas muestras necesitan ir a casa hoy también, así que tuve que recuperarlos del MELFI y empaquetarlos en bolsas aisladas para regreso. No hay mucho espacio en el módulo de descenso Soyuz, como puedes imaginar, así que tratamos de empaquetar las cosas lo más compactas posible. En el caso de artículos de primera recuperación, ponemos el número del paquete en una etiqueta verde y también tomamos una foto, que ponemos a disposición del equipo de recuperación en el lugar de aterrizaje, por lo que saben exactamente que buscar. Por supuesto, Anton está cargando al Soyuz exactamente de acuerdo con el plan de carga: tener el centro de gravedad en el lugar correcto es importante en un vehículo espacial, sobre todo si es su viaje de regreso a la Tierra.
Recuperando las muestras de Diferenciación de Células Madre del congelador MELFI.

Por cierto, no es sólo sangre lo que he donado a la ciencia hoy. A primera hora después de despertarme por última vez en mi saco de dormir flotante, me tomé tres muestras de saliva diferentes - una rutina de 10 minutos que he realizado muchas veces hasta ahora para los experimentos microbioma y marcadores salivales. ¡Ah, y no olvides la recolección de orina! Estaré llenando tubos de orina y poniendolos en el congelador MELFI en cada hueco hasta el cierre de la escotilla. El glamour del vuelo espacial...

  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

viernes, 21 de agosto de 2015

Gemini 5: 50 años años del primer emblema de misión espacial

Volvamos la mirada 50 años atrás y prestemos de nuevo nuestra atención a la carrera espacial USA-URSS. El proyecto americano Gemini que debutó con el vuelo Gemini 3, y realizó la primera EVA norteamericana con Gemini 4, quiere avanzar un nuevo paso manteniendo una tripulación en órbita durante la duración estimada del viaje a la Luna que se hará con los vuelos Apollo. Para ello, por primera vez en una nave espacial se van a utilizar las pilas de combustible ("Fuel Cells" en inglés) que suministran energía electrica a la nave por periodos más prolongados que con las clásicas baterias que hasta entonces se habían usado. También realizarán ejercicios de agudeza visual para ver objetivos desde el espacio, y portarán un paquete de instrumentos llamado "equipo de evaluación de cita espacial" (rendezvous evaluation pod -REP-, en inglés) para realizar maniobras de acercamiento a otro vehículo en preparación a los siguiente objetivos Gemini: la cita y el acoplamiento entre dos naves.
Al mando de la nave, L. Gordon Cooper veterano del programa Mercury, y un novato del segundo grupo de la NASA: Charles "Pete" Conrad. Sus suplentes un tal Neil Armstrong y Elliot See.
De izda a dcha: See, Armstrong, Conrad y Cooper. Imagen de la web Spacefacts

La misión despegó el día 21 de agosto a las 14:00 UTC, dos días más tarde debido problemas con la climatología. El vuelo fue bien en términos generales salvo algún problema con las celulas de combustible que obligaron a suspender los ejercicos de cita con el REP, pero alcanzó el resto de los objetivos perseguidos. El vuelo espacial más largo pasaría ahora a poder de los americanos tras batir la duración de la soviética Vostok-5.
La nave fue recuperada por el navío USS Lake Champlain el día 29 a las 12:55 UTC.
El astronauta Conrad es izado al helicóptero de rescate. Imagen NASA
Y la nave es izada al barco de rescate. Imagen NASA

Pero si por algo se recuerda esta misión, es por algo referido a la "vestimenta" espacial de los astronautas. Durante Mercury y Gemini 3, cada cápsula espacial tuvo un nombre, pero después la NASA prohibió seguir con esa costumbre. McDivitt y White, para identificar su misión se pusieron una bandera USA en el hombro de sus trajes. Y Cooper pensó que tenía que hacer algo que distinguiera también su misión. Como piloto de la Fuerza Aérea (o de la Marina como Conrad) había estado sirviendo en unidades militares que tenían un emblema -patch en inglés-. Esta costumbre le hizo pensar que diseñar un emblema -y su lema- personalizaría, e identificaría su misión. Cooper propuso un vagón del oeste para reflejar el espíritu pionero de su misión y la acompaño con el nombre de la misión, sus apellidos y con el lema "8 days or bust", traducido como "8 días o fiasco", que la NASA rechazó pues si la misión debía ser acortada, aunque hubiera sido por un solo día, la opinión pública lo interpretaría como fallo aunque se hubieran cumplido la mayoría de objetivos. Así que lo permitió a costa de que se eliminara el lema.
Emblemas de la misión. A la izda. el primero propuesto y rechazado por la NASA. A su lado el oficial. Imagen NASA

Sólo se hicieron 2, uno para cada astronauta, pero a partir de esa misión, cada tripulación norteamericana (y unos años despues también los soviético-rusos) diseña un emblema -spacepatch- para su misión.
Esta costumbre hizo aparecer el coleccionismo de los emblemas, una afición seguida por muchos y sobre la que hay mucha actividad comercial. Recientemente el emblema que vistió Cooper en su vuelo alcanzó un precio de venta de 19.120 dolares USA.

A continuación unos enlaces por si quieres bucear en ese mundo del coleccionista de emblemas espaciales.

sábado, 18 de julio de 2015

Plutón, ese (des)conocido

No sé si alguien de los lectores de mi blog, se habrá pasado en estos días por aquí para ver algo de Plutón. Ya sabéis que este blog trata sobre astronaútica tripulada, lo cual deja a todas las sondas espaciales no tripuladas fuera de alcance. No es porque sus descubrimientos no ejerzan fascinación sobre mí, sino porque mis conocimientos alcanzan a lo que alcanzan, y tampoco voy a rellenar espacio escribiendo sobre algo que no domino. Ya perdonaréis.
Sin embargo el alcance del encuentro de la New Horizons con Plutón se merece una pequeña reseña aquí. Esta es la histórica imagen de Plutón tomada por la sonda el 13 de julio a 766.000 kilómetros de distancia, cosa que antes con las imágenes del Hubble solo acertábamos a imaginar.
Imagen de Plutón. Crédito NASA/APL-JHU/SwRI. Tomada del blog Eureka.

Poco a poco, New Horizons va enviando más y más detalles, así que lo mejor que puedo hacer para satisfacer vuestra sed (de conocimiento) es enviaros al Blog Eureka de Daniel Marín, el cual da un repaso exhaustivo y de calidad al acercamiento a Plutón. Eso si recordándoos que volváis a este blog a leer cosas de astronautas y cosmonautas ;-)

Para acabar os dejo un meme de Plutón aparecido en Twitter que me pareció muy simpático y acertado:

viernes, 10 de julio de 2015

Asignaciones y cambios de posición en el cuerpo de Astronautas USA

Primero trascendió el paso de Catherine Coleman, Richard Mastracchio y Steven Swanson de astronautas en activo (elegibles para vuelos) a astronautas en puestos de Dirección, lo que dejó el Cuerpo de Astronautas elegibles para vuelo, en 39 personas, exactamente el mismo número de astronautas que de cosmonautas rusos, cuando durante muchos años los americanos dominaron en estas cifras, llegando incluso a triplicar a los rusos.

Con posterioridad, la NASA nombró a Chris Cassidy nuevo jefe de de la Oficina de Astronautas, en sustitución de Robert Behnken. Cassidy un ex-NAVY Seal que combatió en las cuevas de Afganistán y con dos vuelos espaciales, el último de larga duración en la ISS como miembro de las Expediciones 35/36, será a partir de ahora quien nombre a los astronautas americanos que volarán en el futuro.
Chris Cassidy. Imagen NASA

Esto hacía presuponer que quizás Robert Behnken había dejado su puesto para poder ser asignado a una misión a la ISS... y así ha sido tal y como lo confirmó ayer Charles Bolden, administrador de la NASA: cuatro astronautas han sido los primeros asignados para volar dentro del Commercial Crew Program, las naves CST-100 de Boeing y la Dragón V2 de SpaceX. Se trata de dos pilotos, Eric Boe y Douglas Hurley, y dos especialistas de misión Sunita Williams y Robert Benhken, todos ellos con experiencia en vuelos en transbordador espacial. Williams además con dos misiones de larga duración en su haber. La fecha marcada para estos vuelos es 2017. Tienen dos años para avanzar en el entrenamiento, aunque ninguno de ellos sabe en que nave o con quién volará.
Imagenes originales de NASA.

Y en el mismo momento que Bolden anunciaba estas asignaciones, aprovechaba para felicitar a los miembros del Grupo 21 de astronautas de la NASA porque ya han pasado el curso de dos años de preparación satisfactoriamente y pasan a ser astronautas en lugar de candidatos. El pasado día 8 recibieron sus alas plateadas de astronautas.
Los nuevos astronautas. De izda. a dcha.:Hague, Morgan, Meir, Hammock, Mann, McClain, Cassada y Glover. Imagen NASA

Y estas 8 nuevas incorporaciones hacen que nos desdigamos de lo escrito en el primer parrafo. Los americanos vuelven a superar a los rusos, pues ahora suman 47 astronautas en activo.

lunes, 29 de junio de 2015

Gennadi Padalka supera el record de mayor tiempo de permanencia en el espacio, en poder de Sergei Krikalyov

Gennadi Ivanovich Padalka, cosmonauta ruso, actual comandante de la Expedición 44 de la ISS, bate hoy el record de permanencia en el espacio de un ser humano, arrebatándoselo a Sergei Krikalyov, que lo ostentaba con la cifra de 803 días, 9 horas y 41 minutos que había sumado en 6 vuelos.
Portada de Padalka con un traje del Shuttle. La fotografía tiene trampa. A raiz de la destrucción del Columbia en 2003, Padalka nunca voló en el transbordador. Imagen NASA

Padalka fue seleccionado en 1989 como cosmonauta soviético en el grupo TsPK-10. Piloto, ha realizado cinco misiones espaciales, todas como tripulación de larga duración en una estación espacial, incluyendo la de Soyuz TMA-16M actualmente en curso.
Su primer vuelo fue a la Mir en 1998, con la Soyuz TM-28, seguidos por el de Soyuz TMA-4 en 2004, Soyuz TMA-14 en 2009, y Soyuz TMA-04M en 2012, todos ellos con destino a la ISS.

Padalka en la parte inferior de la escalerilla, listo para partir en la misión Soyuz TMA-04M. Imagen NASA

Asimismo es un consumado paseante espacial con 9 EVAs a sus espaldas, teniendo programada una más este mes de agosto junto a M. Korniyenko.
Padalka fotografiado por Malenchenko durante su última EVA. Imagen NASA

Como regalo os dejo un fichero .pdf de mi base de datos para descargar, con todos los astronautas y cosmonautas que han volado y el tiempo pasado en el espacio por ellos, en orden descendente, sin incluir a los tres cosmonautas ahora en el espacio. Pulsa en la imagen para descargártelo.
Haz click en la imagen para descargar el fichero

Sin duda algo que celebrar, aunque ensombrecido por la noticia de la explosión en vuelo de la nave de abastecimiento Dragón CRS-7 que explotó ayer a los 2 minutos y 20 segundos del despegue. En el desastre se han perdido cargas importantes como el primer Adaptador Internacional de Acoplamiento IDA-1 -International Docking Adapter- que permitiría en un futuro acoplar las naves tripuladas de SpaceX -Dragon V2- y de Boeing -CST-100-. También se ha perdido un traje EMU para EVA que iba a reemplazar uno de los que tienen en la ISS, además de otras importantes cargas.

Los astronautas no corren peligro, ni tienen problemas de suministros a corto plazo, pero sin duda un gran revés tras la pérdida de una Cygnus en octubre de 2014 y de la Progress M-27M en abril.
En este enlace podéis leer una estupenda entrada sobre el fallo, en el blog Cap sur l'espace (en francés).

miércoles, 24 de junio de 2015

Concursillo estelar (de estela): ¿Esto qué es?

Imitando a nuestro cosmonaútico-maestro Daniel Marín del blog Eureka que hace algún tiempo tenía su "Concurso Eureka", vamos a ver si hacemos algo parecido con esta foto que he encontrado por ahí y que me ha gustado mucho.
Por cierto Daniel, si estás leyendo esto, decirte que echamos de menos tu concurso (lo dejaste en el número 94), y que si quieres participar en este, dejes oportunidad a otros lectores antes, porque tú, lo sabes seguro.

Imagen tomada del FB de Satoshi Takamatsu

Es bien fácil, aunque yo no sé que pueda ser... quizás lo hayamos visto salir al espacio en 2001...tripulado por Dave y Frank.... en las cercanías de Júpiter... ¿O igual ando un poco perdido? ;-)

La contestación la pondré en los comentarios, aunque la adivinaréis seguro antes.

Editado:
La solución era: Panel de control del simulador de la Soyuz TMA-M, visto desde el puesto central del comandante.
Incluyo el enlace de la foto tras resolverse.

viernes, 19 de junio de 2015

El regreso a Tierra contado en tuits por @astroSamantha

Ya sabéis que Samantha Cristoforetti regresó del espacio. Sin duda alguna, estos primeros días habrán sido para ella días muy ocupados. Ocupados en el "debriefing" (análisis post-vuelo con los ingenieros) y sobre todo en su readaptación a la gravedad.

A través de twitter ella nos ha estado comentando algunas cosas, y yo a través de esos tuits voy reconstruir el regreso desde la ISS. Allá vamos:

Samantha todas las noches nos envíaba un "buenas noches" con una foto del espacio:

"Antes de lo normal y por última vez: ¡buenas noches desde el espacio!"


"Temprano inicio del día 200 en el espacio. Ha sido un viaje increible, ¡gracias por compartirlo! Ahora es el momento de ir a casa en la Tierra."
Los 2 emblemas ("patches") que flotan son los de "100 días en el espacio.


¡Hasta la vista... y gracias por todo!


¡Que belleza! Nuestra Soyuz justo tras el desacoplamiento - entonces, llevabamos en nuestros asientos unas 2 horas.
Ella se refiere al periodo entre cierre de escotillas con la ISS, y el desacoplamiento.


3 horas después, tras una salvaje caida a través de la atmósfera envueltos en plasma, parecemos un poco socarrados :-)


A propósito, mira al paisaje... fuimos recibidos por la estepa cubierta de verde. ¡Algo un poco raro!
Así es. El mes de aplazamiento ha hecho de este el primer aterrizaje en Junio.


Nuestra cápsula quedó en posición vertical... en realidad hace el trabajo de extracción un poco más dificil para el grupo de rescatadores.
Pero más comodo para los cosmonautas, ya que cuando hay viento y un terreno desigual, aterrizan de lado y la cápsula gira varias veces, haciendo que los cosmonautas giren en su interior y "cuelguen" de sus cinturones, hasta que se detiene.


Tras comprobar que nada esta roto tras el impacto, eché una miradita a los equipos de rescate trabajando afuera.


Fuera de la Soyuz: me sentía pesar 500 toneladas, y mis "giroscopios" internos ¡definitivamente necesitaban recalibración!
Recordemos que el sentido del equilibrio se halla en el oido interno. Los otolitos trabajaron poco los pasados 200 días.

Pruebas médicas iniciales, primera llamada telefónica, probando el peso de mi pierna, oliendo la hierba de la estepa...


Próxima parada: la tienda médica. Allí es donde le di el adios final a mi traje Sokol. ¡Me sirvió bien!
Aunque realmente solo lo llevan puesto en lanzamiento-acoplamientos-aterrizaje y algunas comprobaciones de estanqueidad

¡Primeros pasos temblorosos! Y una buena siestecita de dos horas durante el viaje en helicoptero hasta el aeropuerto de Karaganda.
Allí toca la ceremonia de bienvenida con las autoridades kazajas. En epoca de la URSS no se andaban con estos protocolos, y creo que a los cosmonautas mucha gracia tampoco debe hacerles.

Bienvenida y conferencia de prensa en Karaganda: ¡Sin miedo, y esperando que la Matryoshka no pese una tonelada!
Las matryoshkas visten Sokol y tienen las caras de los cosmonautas.

Todavía en Karaganda, impresiones tres horas tras el aterrizaje en esta corta entrevista.


Tras paradas en Escocia y Maine, llegada a Houston. Solo un breve hola a las familias: ¡los científicos esperando!
En un regreso anterior, A.Gerst embarcó en Escocia en otro vuelo que le llevó al Centro de Astronautas de Colonia, en lugar de ir a Houston. No sé porque esta vez con Samantha ha sido diferente.


Primera mañana en la casa temporal en Houston, disfrutando los sonidos, olores, sabores de la Tierra. Haciéndolo bien, ¡pero la gravedad es dura!

Y el siguiente tuit, que ella retuiteó, nos muestra desde donde fueron tomadas las fotos que Samantha hizo en la ISS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...