viernes, 23 de enero de 2015

L+57 L+58: Samantha ha sido la cobaya en los experimentos de la ISS

Esta ha sido una de esas semanas cuando el sujeto del experimento es a menudo... yo.

La fisiología humana definitivamente ha estado muy presente en mi programa de ciencia, empezando ya el fin de semana, cuando hice un poco de recopilación de datos ¡mientras dormía! De hecho, la Dragon me ha traído un vestuario de noche muy elegante: un chaleco para el experimento Wearable Monitoring (monitarización de vestuario) que tuve que llevar durante dos noches seguidas para recoger los primeros datos. Este chaleco se ha hecho a medida para mí y es muy ajustado, porque integra los instrumentos que necesitan ser pegados al cuerpo: electrodos, para un electrocardiograma "clásico", y un acelerómetro de tres ejes para monitorizar la mecánica del corazón, es decir, la apertura y cierre de las válvulas del corazón. La hipótesis a comprobar es que pequeñas variaciones en las funciones cardíacas provocan microdespertares que comprometen la calidad del sueño en la ISS. Aunque tengo que decir, desde un punto de vista puramente subjetivo y no cuantitativo por supuesto, que siento que duermo genial aquí arriba!

Temprano por la mañana el lunes era también momento de la primera sesión de Drain Brain (algo así como "fuga cerebral" N.d.T.). Actualmente, ya teníamos una sesión de ultrasonido al principio de la misión, pero para este conjunto particular de medidas tuvimos que esperar al hardware de reemplazo a entregar por la Dragón, tras la pérdida de la misión Orbital-3 (-La nave de carga exploto al lanzamiento por fallo en un motor- N.d.T). Instrumentos específicos para Drain Brain incluyen tres pletismógrafos medidores de tensión, que parecen collares de un material elástico, como puedes ver en la imagen.

En realidad, son sensores capaces de medir el flujo sanguíneo en las venas de una manera muy simple y no invasiva, que no depende de las habilidades y la interpretación del operador, como es el caso con los ultrasonidos. Mientras llevo estos collares en el cuello, brazo y pierna, realicé una serie de respiraciones al 70% de mi capacidad pulmonar; o bien quedarme quieta o estirar y flexionar mi mano o mi tobillo. Mientras estoy haciendo eso, estaba respirando en nuestro Pulmonary Function System (Sistema de función pulmonar) y el software, a través de una interfaz gráfica, me estaba dando instrucciones sobre cuándo comenzar la exhalación o inhalación. El objetivo principal del experimento es estudiar cómo cambia en el espacio el retorno de la sangre desde la cabeza hasta el corazón, ya que no tenemos el efecto de la gravedad ayudando para eso. Es algo sobre lo que sabemos poco por ahora y una mejor comprensión de estos mecanismos circulatorios podrían ayudar en la comprensión de algunas enfermedades degenerativas del cerebro.

Después de Drain Brain, pasé a la segunda sesión en vuelo del experimento Cardio Ox, tomando imágenes de ultrasonido de las arterias carótida y braquial y mediciones Doppler del flujo sanguíneo. Y para redondear el día de fisiología humana, también hice otra colección de datos para Skin-B (Piel-B), que yo os he contado antes. Y ya que muchos de estos experimentos necesitan una recogida de muestras coincidentes, el martes realicé una toma de muestras de orina de 24 horas y "Terry el Vampiro" (un amigo cercano de "Terry Manostijeras" el peluquero) consiguió extraerme sangre.

Pero bueno, como sabes, ¡no estamos sólo nosotros los humanos en la ISS! No, no, no te emociones, no soy consciente de ningún polizón alien viviendo a bordo ni de ninguna patrulla aérea de combate de ovnis volando en la zona, pero tenemos por supuesto ¡nuestras amigables moscas de la fruta!

Algunos de los casetes con moscas y larvas acabaron en el congelador en este punto, pero puse más cassettes en la centrífugadora y en la posición estática de su instalación dedicada, y este proyecto multi-generación continúa. Para algunas de las operaciones de fijación llegué a construir y utilizar una caja de guantes desechables, como puedes ver en la imagen: Yo ni siquiera sabía que los teníamos a bordo, ¡la estación espacial está siempre llena de sorpresas!
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, y al francés en el sitio Cap sur l'espace

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...