domingo, 8 de febrero de 2015

L+72 L+73: Comprobando estanqueidad de escotillas en la ISS

Hoy es sábado y, vaya, ¡esta ha sido una semana muy ocupada! Sin mucho tiempo para mantenerte informado sobre nuestro trabajo y vida aquí arriba, por desgracia. Pero bueno, todavía podemos recuperar un poco, así que vamos a ver lo que ha pasado en la ISS a principios de semana.

Este pasado martes hice algo que no hacemos todos los días: despresuricé una parte de la Estación Espacial al vacío. No es un Airlock (-módulo usado para salir al espacio cuando hay programada una EVA- N.d.T.), esos realmente existen para ese fin.

Un vestíbulo: ese es el pequeño volumen que se crea cuando dos módulos de la ISS se unen entre sí. Igual que si en tu casa no tuvieras una puerta entre habitaciones, sino dos, con un poco de espacio entre ellas que se convierte en una pequeña "habitación" en si misma si cierras ambas puertas. En la ISS llamamos a ese pequeño volumen entre escotillas "vestíbulo". Imagina que querías asegurarte que ambas escotillas no tienen fugas -la mejor manera de hacer esta prueba de fugas es despresurizar el vestíbulo entre ellas. Si el aire entra en el vestíbulo, aumentando la presión, hay una fuga en los sellados de las escotillas. Aquí está cómo va: tu conectas el volumen del vestíbulo a un punto de acceso al vacío y expulsas todo el aire fuera; a continuación mides la presión residual, que será muy cercana a cero (en mi caso fue de aproximadamente 3 mm Hg) y luego esperas 24 horas y verificas la presión de nuevo. Por supuesto, no hay nunca un sellado perfecto, siempre se producirá alguna fuga.

En el caso del vestíbulo, mi procedimiento sería una buena revisión de fugas si el aumento de la presión en el vestíbulo después de 24 horas fuera inferior a 5 mm Hg.
Apuesto a que tienes curiosidad ahora ... ¿a qué escotillas hicimos la prueba para detectar fugas y por qué? Bueno, no estoy segura de si lo has oído ya, pero vamos a hacer algunas reformas pronto en la Estación Espacial. ¡Hora de actualizar la distribución de habitaciones un poco! Nuestro módulo PMM, que actualmente está unido al puerto nadir (-el que mira a Tierra- N.d.T.) del Nodo 1, se trasladará a la parte delantera del Nodo 3 y el puerto nadir del Nodo 1 recibirá una lujosa actualización que hará que sea capaz de recibir los vehículos visitantes (-del lado americano: Dragones, CST-100 de Boeing...- N.d.T.). Así que hicimos la prueba de fugas en el vestíbulo entre el PMM y el Nodo 1, para asegurarnos que esas escotillas no tienen fugas, porque estarán expuestas al vacío cuando hagamos el traslado a finales de este año. Además, justo antes de la prueba de estanqueidad Terry y yo instalamos un pasacables (-"feedthrough" en inglés N.d.T.): eso es algo que permite a una conexión de cable ir a través de un agujero en el casco presurizado - introduces el cable por un lado, digamos en el interior, y luego llevas la continuación del cable al otro lado del pasacables, hasta el exterior. El pasacables se inserta en un agujero y tiene juntas para asegurarse que el aire no se escapa.

Te alegrará saber que el vestíbulo ha pasado la comprobación de fugas, por lo tanto ambas escotillas y los pasacables recién instalados están en buena forma. Buenas noticias, ¿eh? Por cierto, lo que ves en la imagen es la larga manguera que utilizamos para conectar el vestíbulo al vacío: tenía que cubrir todo el camino a través del Laboratorio hasta el punto de acceso al vacío. Tal vez sea sólo yo, pero conectar algo al vacío es algo que definitivamente requiere atención: no hay nada especialmente complicado en la configuración para despresurizar el vestíbulo, pero hice doble y triple verificación antes de abrir la válvula de ecualización que expulsaba la atmósfera del vestíbulo al espacio. De hecho, incluso tuve la sensación por un momento que mis oídos estaban destaponándose, lo que sería una señal de caída de la presión en la cabina; pero las indicaciones de presión se mantuvieron estables, por lo que fue, probablemente, el silbido de la ventilación en progreso la que engañaba a mis tímpanos.

El miércoles fue para mí uno de esos días tipo "mantener-la-estación-en-forma". Además de desmontar la configuración de comprobación de fugas, trabajé por ejemplo, en una actividad periódica de vigilancia ambiental que comprueba nuestra agua potable de bacterias coliformes y otro crecimiento microbiano en muestras de nuestras tuberías de agua potable después de 48 horas de incubación. Por suerte, pude reportar cero colonias microbianas en el dispositivo de captura microbiana y no hubo color magenta en el paquete de detección de coliformes, lo que indica un resultado negativo. ¡Siempre es bueno tener confirmación de que el agua potable es segura!
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, actualmente en el espacio desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio. Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace y al alemán en el sitio Logbuch ISS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...