sábado, 17 de julio de 2010

De relojes y exploradores espaciales

Como se conmemoran los 35 años de la misión Apollo-Soyuz, la empresa relojera Omega organizó una reunión en Nueva York el pasado día 16 de Julio, con los cuatro supervivientes del histórico vuelo Apollo-Soyuz. Stafford, Brand y Kubasov finalmente asistieron, no pudiendo hacerlo Leonov por encontrarse enfermo.

Según nos informa la web Collectspace en éste artículo, los tres viajeros estuvieron recordando momentos del vuelo, como que los soviéticos pidieron usar los Speedmaster (como sus colegas americanos) para poder estar sincronizados, o que Leonov llevó tres relojes iguales a bordo: uno con la hora de los americanos, otro con la de Moscú, y otro con el tiempo de misión.

Como curiosidad, decir que actualmente Roskosmos en sus "tea-party" previos a un lanzamiento, obsequía con un reloj Fortis a los miembros de la tripulación principal de cada Soyuz.

Os dejo unas fotografías para ilustrar la efemérides.

Vista trasera del reloj Omega conmemorativo. Imagen: Omega Watches
Los tres asistentes. De izda. a dcha Kubasov, Stafford y Brand. Imagen: Omega Watches
Imagen del reloj Fortis regalado a los cosmonautas. Imagen Roskosmos.

Para saber más del programa Apollo-Soyuz:
-Página de la NASA
-Blog Eureka

4 comentarios:

Gabriel Garcia Sagario dijo...

buena entrada! el tema de como medir el tiempo fue uno de los asuntos complicados para realizar la mision. los soviéticos median el tiempo segun moscú, y los norteamericanos tenian "hora cero" al momento del lanzamiento.
el gesto de leonov va por ese lado.
creo que se siguio el criterio norteamericano para el tiempo.

saludos!

Daniel Marín dijo...

Me acabo de acordar leyendo tu entrada de una anécdota relacionada con estos relojes que en su momento me hizo gracia (hablo de memoria, no sé si lo leí en "Deke!" o en alguna memoria oficiosa de Leonov). Resulta que cuando Leonov le presentó los relojes a Brezhnev delante de la TV, el gerifalte soviético le preguntó a Leonov si eran buenos relojes. Leonov afirmó que sí con un gesto, pero como la transmisión no tenía audio, parecía que el cosmonauta le decía a Brezhnev que se diera prisa. Como resultado, varios altos cargos casi echan a Leonov del PCUS, lo que se evitó gracias a la intervención de Keldish, presidente de la Academia de Ciencias, testigo del encuentro.

Saludos.

TALsite dijo...

@ Gabriel: Gracias. ¡Qué bonito el dorso del Omega! Aunque me conformaría con el Fortis
@ Daniel: No había oido nunca esa historia. De Deke! no es, seguro.
Saludos a ambos. Carlos

Gabriel Garcia Sagario dijo...

que excelente el cuento de Leonov!. ajaja.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...