viernes, 4 de septiembre de 2015

L+200 - Parte 2: Último adios a la ISS y preparados para el desacoplamiento de la Soyuz

Esta es la segunda entrada en una serie final de cuadernos de bitácora mirando hacia atrás a la salida, el aterrizaje y la readaptación.

11 de junio 2015
A pesar de la apretada programación previa a la salida, encontré el tiempo para una última visita a la Estación Espacial: sólo un rápido "flotado" alrededor, tratando de sumergirlo y en fijarlo todo en mi memoria. Ah, y un último vuelo a través del laboratorio, empujando los pasamanos de la manera correcta en un extremo para volar directamente a la otra escotilla. Parece tan natural, esos torpes primeros días cuando volar era un desafío estan muchos meses en el pasado.

Tiré mis ultimos artículos de higiene en el Nodo 3 y también unas pocas últimas piezas de ropa que quedaban de la noche en mi camarote, después de lo cual yo sólo "poseía" la ropa que llevaba. Desconecté mis ordenadores portátiles personales: si alguien me escribiera un correo electrónico al espacio a partir de ahora, no voy a leerlo, ya que nunca más tendré acceso a esta dirección de correo electrónico. Eché una última mirada en el Columbus, para asegurarme que lo estaba dejando en buena forma. Una tontería, de alguna manera yo no tengo una responsabilidad formal mayor por el Columbus que por cualquier otro lugar en la estación, pero supongo que siempre me he sentido un poco responsable de este trozo de Europa en el espacio. Por último, enseñé a Scott donde podía encontrar mi sobrante de comida extra. Me quedé sin aceite de oliva hace unos días: supongo que es realmente el momento de marchar.

A las 6 AM me uní a Antón en la Soyuz para realizar algunas verificaciones y tareas de activación. Todo fue sin problemas y rápido. Luego llegó el momento de guardar un poco de agua y un aperitivo de última hora en el módulo orbital de la Soyuz, verificar que todas las listas de control estaban presentes y esperar a la hora de cierre de la escotilla, alrededor de las 7 AM.

Habíamos hecho nuestras despedidas la pasada noche, tomando nuestro tiempo durante la cena, pero todavía hubo un momento intenso cuando intercambiamos un último abrazo con Scott, Gennady y Misha. Más aún, cuando Anton y Gennady cerraron las escotillas. Por un momento me hice muy consciente del hecho que la vida continuaría en la ISS, pero ya no sería parte de ella. Pero no había tiempo para quedarse en ese pensamiento, ahora teníamos que centrarnos en volver a salvo a Tierra. Lo bueno de los vuelos espaciales es que siempre hay un cierre de escotilla para señalar inequívocamente que algo ha terminado y es hora de centrarse en lo que vendrá después.

Primera prioridad: Conseguir que todas las operaciones previas a la partida se hacen correctamente y en tiempo, empezando con la comprobación de fugas de las escotillas del Soyuz y de la Estación. Como puedes adivinar, si has estado siguiendo este libro de registro, para hacer eso necesitábamos despresurizar el vestíbulo, el espacio entre dos escotillas. Por razones de seguridad (en caso que la escotilla externa del Soyuz tuviera fugas) nos fuimos todos a nuestro lugar en el módulo de descenso y cerramos la escotilla (interna entre los dos módulos habitables de la Soyuz -N.D.T.-), para aislarnos del módulo orbital. Luego activé el comando para abrir la válvula de ventilación del vestíbulo y vimos caer la presión del vestíbulo casi a cero. Aunque todavía estábamos firmemente amarrados a la Estación Espacial, ahora había vacío separándonos de nuestros amigos en el interior. [continuará]

  • Puedes ver un resumen del regreso a Tierra de Samantha contado a través de sus tweets que escribí  en este blog.
  • Este relato (publicado originalmente en inglés) es parte de una larga serie de artículos escritos por Samantha Cristoforetti, astronauta italiana de la ESA, desde su despegue a bordo de la Soyuz TMA-15M el 23 de noviembre de 2014.
    En este blog podrás encontrar su diario en español desde su primer día en el espacio.

  • Todas las fotos pertenecen al perfil de Samantha en Google+ salvo que se indique lo contrario. Puedes leer aquí la introducción que hice a este Diario de a bordo.
  • Los otros astronautas y cosmonautas con los que convivió, y a los que en las entregas nombra son:

    Terry: Terry Virts, compañero en su Soyuz, es el comandante de la Expedición 43.
    Anton: Anton Shkaplerov, comandante de su Soyuz
    Gennadi: Gennadi Padalka, comandante de la Soyuz TMA-16M
    Mikhail o Misha: Mikhail Korniyenko. Estará un año a bordo de la ISS
    Scott: Scott Kelly. Estará un año a bordo de la ISS

  • Entradas anteriores sobre su preparación al vuelo fueron traducidas al español por @intervidia.
  • El diario de a bordo se traduce también al italiano en el sitio AstronautiNEWS, al francés en el sitio Cap sur l'espace , al alemán en el sitio Logbuch ISS y al ruso en el sitio Samlogbook-ru

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...